Cómo cepillar los dientes a un gato

Los problemas bucodentales en los gatos suelen hacerse mucho más frecuentes en la edad adulta. Prevenirlos es el mejor remedio para garantizar una boca sana a tu mascota.

Cómo cepillar los dientes a un gato | Hora Gatuna

Los problemas bucodentales en los gatos pueden afectar su boca, encías y dientes. Para prevenirlo hay que nutrir a nuestro gato con una buena alimentación, hay que llevarlo al veterinario de forma periódica, y hay que cepillar regularmente sus dientes.

Consecuencias de una mala higiene dental

Un mal cuidado de los dientes y la boca de nuestra mascota puede provocar una inflamación de las encías, sarro, mal aliento e incluso diabetes.

Cepillando los dientes de nuestro gato de forma regular le evitaremos muchos problemas bucodentales.

Proporcionarle una alimentación saludable

Existen piensos específicos para evitar el sarro en los dientes del gato. Suelen ser piensos cuyas bolitas son de un tamaño más grande del habitual y obligan a nuestro gato a masticarlo y romperlo más rato. La fricción que genera la rotura del pienso contra las bolitas del gato facilita el desprendimiento del sarro en los dientes del animal. Estos piensos también llevan una fórmula específicamente diseñada para eliminar el sarro.

Es muy importante que nos fijemos si nuestro gato mastica el pienso o lo traga directamente. De observar una rápida ingesta de la comida, debemos probar con otro tipo de bolitas más grandes que le obliguen a masticar.

También existen golosinas especiales para ayudar a mantener la higiene dental del gato, ya sea por sus principios activos, su tamaño, forma o materia prima.

También existen sprays pensados para ello o líquidos que se diluyen en la comida o el agua del gato.

Cómo proceder a un correcto cepillado

1- Hazte con un cepillo adecuado para gatos, que son pequeños y manejables.

2- Usa una pasta dentífrica especial para gatos, que se pueden tragar y tienen un sabor especialmente pensado para ellos. Un truco es acostumbrar al gato al sabor de la pasta los días previos al cepillado.

3- También es importante que acostumbres al gato a abrirle la boca, a tocarle su dentadura, a introducirle tus dedos. Hazlo a menudo, en forma de juego, los días anteriores.

4- Los primeros días hazlo sólo con el cepillo en seco, e introduce la pasta más adelante, cuando ya hayas conseguido que tu gato se deje.

5- Se recomienda hacerlo 2 o tres veces por semana

 

Comentarios