Cómo cortar las uñas a un gato

Cortarle las uñas a tu gato no tiene poorque ser una experiencia traumática. Conviértete en un experto siguiendo estos sencillos consejos.

Cómo cortar las uñas a un gato | Hora Gatuna

Es importante cortarle las uñas a tu gato cada dos o tres semanas, y este proceso debe formar parte de las rutinas de cuidado y limpieza del gato habituales.

Siguiendo estos pasos conseguirás hacerlo de forma más eficiente y veloz

1- ¿Cuándo hacerlo?

Es importante acostumbrar a tu gato desde cachorro. Elige un momento en que tu gato esté tranquilo y relajado y ponlo encima de tus rodillas. Acaríciale las patas suavemente y dile cosas bonitas con voz cariñosa. Es importante repitas este momento muy a menudo, aunque no le vayas a cortar las uñas al gato, para que se vaya acostumbrando, y que luego lo recompenses con su golosina favorita.

2- ¿Cómo hacerlo?

Coloca al gato en tu falda, situando su trasero contra tu barriga. Con una mano agarra el cortauñas y con la otra la patita del gato. realiza un suave masaje en la patita del gato antes de proceder al cortado para relajarlo y favorecer su colaboración posterior. Después presiona la almoadilla de cada dedo para que salga la uña y córtasela poco a poco empezando por la punta y teniendo mucho cuidado de no cortarle la vena porque le haríamos daño y sangraría. Para evitar esto hay que cortarle solo la parte blanca, evitando cortar la más rosada que es dónde se halla la vena. Hay que cortarle las uñas una a una, con mucho cuidado y paciencia.

3- ¡Muy importante!

Hay que asegurarnos de hacer cortes limpios desde la parte superior hasta la inferior, porque de lo contrario la uña del gato se partiría. Sobre todo, cuidado en no cortarle la vena, si no estás seguro mejor cortarle menos trozo. También es posible que durante el proceso el gato se inquiete. Tranquilo, déjalo marchar y prosigue con el corte de uñas en otro momento. Poco a poco te convertirás en un auténtico profesional y conseguirás dominar la técnica, pero es importante ir adquiriendo esta habilidad sin forzar al gato, pues le podríamos crear un rechazo muy difícil de superar.

 

Comentarios