Mi gato orina sangre: Motivos, causas y tratamientos

Mi gato orina sangre: Motivos, causas y tratamientos | Hora Gatuna

Si has detectado que en la bandeja sanitaria de tu gato hay rastros sangre podría ser que tu gato esté orinando sangre. Este comportamiento no es para nada normal y es importante prestarle atención.

Lo primero que deberías hace es comprobar si las siguientes veces que el gato va a orinar también lo hace con los mismos síntomas y por lo tanto deja rastros de sangre.

¿Qué es la hematuria?

Técnicamente hablamos de «hematuria», cuando hay presencia de glóbulos rojos en la orina que pueden ser visibles a simple vista o incluso después de un análisis de la misma.

¿Por qué un gato orina sangre o tiene una hematuria?

Hay varias razones por las cuales tu gato puede estar orinando sangre las más comunes son las siguientes:

  • Litiasis.
  • Procesos inflamatorios, traumáticos o neoplásicos.
  • Déficit de coagulación.

Si podemos observar a nuestro gato durante la micción, también podemos darnos cuenta si la presencia de sangre se produce en la primera fase de la micción, durante el proceso de orinar o en la fase final. Esto es importante para detectar el problema de tu gato.

¿Cómo sabemos que algo está mal?

El gato probablemente esté inquieto, entra y sale con frecuencia de la caja de arena, a veces con vocalizaciones, y se lame excesivamente el área genital.

Estas señales por sí solas deberían ser suficientes para alertarle y debería desencadenar en una visita al veterinario de forma inmediata.

Es muy importante que si tu gato esta haciendo pis con sangre pueda ser visto por un veterinario para que pueda evaluar el estado de salud de tu gato.

En este caso, lo ideal sería llevar al veterinario una muestra de orina que se pueda recoger mediante sencillos kits: son unas piedrecitas especiales que, puestas en lugar de la habitual arenero.

Estos kits recogen la orina y permiten recogerla con una jeringa para ponerla en un tubo de ensayo y poder hacen muy fácil poder analizar la muestra.

Causas por las que un gato puede orinar sangre

Cistitis

En los gatos, la causa más común de hematuria es la cistitis, que es una inflamación de la mucosa intestinal.

El examen clínico, sin embargo, es muy importante, porque permite al veterinario comprobar el grado de repleción de la vejiga y la elasticidad de la pared de la vejiga a través de la palpación.

También puede ocurrir, de hecho, que la uretra esté obstruida y entonces la orina no pueda salir de la vejiga resultando en una completa obstrucción de la micción.

En este caso, el veterinario seguramente querrá realizar más comprovaciones realizando una ecografía, que permitirá evaluar todo el tracto urinario, incluyendo los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra, tanto desde el punto de vista del contenido como de la morfología.

Piedras en la vejiga

Otro motivo por le cual un gato puede estar orinando sangre es por tener piedras en la vejiga. Para comprobar tal hipoótesis se puede hacer una radiografía con rayos X.

Todos estos exámenes colaterales juntos estrechan el corolario de los diagnósticos diferenciales y la evaluación se completa con el examen de orina, a través del cual es posible evaluar el ph, la posible presencia de proteínas, glucosa, etc., y la presencia de sedimentos bajo el microscopio (causa de la posible obstrucción).

Los cristales pueden ser de diferentes tipos, pero los más frecuentes son los de estruvita, que alcalinizan la orina, convirtiéndola en un caldo de cultivo para las bacterias.

Si estos cristales han causado una obstrucción total o parcial de la uretra, será necesario seguir un cierto procedimiento clínico que probablemente consistirá en la necesidad de cateterizar la sonda y administrar una dieta específica (de por vida) que baje el pH de la orina y la haga más ácida, para que los cristales puedan disolverse.

Por último, será necesario evaluar la prueba de cultivo (es decir, la presencia de bacterias) y, si es positiva, proceder a un antibiograma, es decir, comprender qué antibiótico es el más adecuado para derrotar a esa bacteria en particular.

Problemas de estrés

También puede ocurrir que todas las pruebas de diagnóstico sean normales y que el único signo clínico que quede sea la hematuria.

En este caso se habla de «cistitis idiopática» que en los gatos casi siempre se refiere a un problema de estrés, causado por ejemplo por la llegada de un nuevo miembro a la familia, o por condiciones de hacinamiento, o menos atención que el dueño está dedicando al animal, o un cambio repentino, etc.

En estos casos, la identificación de la causa podría ser muy útil y suficiente para resolver el problema.

Comentarios