mi gato está sangrando por la nariz ¿Qué significa y qué hacer?

mi gato está sangrando por la nariz ¿Qué significa y qué hacer? | Hora Gatuna

Puede suceder que nuestro gato de golpe y porrazo empiece a sangrar por por la nariz: si esto sucede no debemos entrar en pánico ni dramatizar. No tiene que ser nada grave ni nada excesivamente malo.

Las causas de este fenómeno son muchas van desde un picor particularmente intenso hasta enfermedades más graves. Aunque la mayoría de las veces no hay nada de qué preocuparse, sigue siendo bueno saber cómo manejar la situación de la mejor manera y no poner en riesgo la vida de su gato.

Epistaxis en gatos: ¿qué es?

La hemorragia nasal es precisamente la pérdida de sangre de la nariz. En los gatos puede ser superficial y afectar a los arañazos y heridas causadas por peleas o juegos con otros amigos gatos.

Esto es común en los gatos que a menudo salen de la casa y para resolver sus problemas lo hacen con peleas de gatos. En este caso lo mejor que se puede hacer es castrar al gato para reducir la agresión hacia otros animales.

Además, debe comprobar que las heridas se curan completamente, porque podrían ocultar alguna peligrosa infección que debe ser tratada adecuadamente.

Emorragías pequeñas o superficiales

Si son pequeñas heridas superficiales, dejarán de sangrar y sólo quedará sangre seca en la nariz.

La hemorragía puede ser ocasionada por algunos vasos sanguinéos dañados en la mucosa nasal, a capilares más frágiles o a una tendencia a la hemorragia no especificada.

Emorragías agudas

Si la emorragía es aguda, es decir, repentina, o crónica,  y/o repetida en el tiempo. Las consecuencias son diferentes.

En este caso hay que llevar al gato al veterinario para que pueda identificar el motivo. En este caso es importante determinar si la hemorragia proviene de una sola fosa nasal (unilateral) o de ambas (bilateral).

Causas y síntomas del sangrado por la nariz de un gato

  • Traumatismo y lesiones: el gato sangra por la nariz después de una caída o después de recibir un golpe en el hocico;
  • Cuerpos extraños en la nariz
  • Envenenamiento del gato: la ingestión de ciertas sustancias tóxicas o venenos puede causar hemorragias nasales, anales u orales. Más info acerca de envenamiento de gatos.
  • Enfermedades dentales, como un absceso en la raíz del diente;
    tumores nasales;
  • Infecciones (bacterias, hongos, parásitos);
  • Enfermedades de la sangre, como alteraciones en la coagulación, presencia de sangre demasiado viscosa.

Los síntomas de la epistaxis son los siguientes:

  • Estornudar, acompañado de un chorro de sangre
  • Hinchazón nasal
  • Dientes fracturados
  • Heces negras, causadas por la ingestión de sangre
  • Desgana, falta de apetito
  • Respiración ruidosa
  • Mal olor de la boca o la nariz

A continuación algunos artículos que te pueden resultar de interés acerca de los síntomas.

Por lo tanto, cuando la sangre sale de la nariz del gato, lo primero que hay que hacer es llevarlo al veterinario inmediatamente para identificar la razón de la hemorragia.

Diagnóstico y tratamiento

Su veterinario tomará un historial de la historia médica del gato y le realizará un examen físico, que puede llevar a un rápido diagnóstico a través de pruebas, especialmente en casos de hemorragia por traumatismo.

Un examen oral y nasal bajo anestesia permitirá revisar tanto la boca como la garganta.

Además de esto puede haber otros diagnósticos como:

  • Un recuento sanguíneo completo (CBC o CBC) para identificar la anemia, la inflamación, la infección o un recuento bajo de plaquetas
  • Una prueba bioquímica para evaluar el estado de salud general y la función de los órganos vitales de la mascota.
  • Un análisis de orina para comprobar la función renal y la presencia de cualquier infección
  • Pruebas de coagulación de la sangre genéricas y específicas, como el recuento de plaquetas, el factor von Willebrand (la enfermedad de von Willebrand es una anomalía de coagulación hereditaria)
  • Pruebas serológicas para enfermedades infecciosas, en particular enfermedades fúngicas y
  • Enfermedades causadas por la rickettsia, garrapatas
  • Radiografías nasales y dentales.

Si estas pruebas no ayudan a señalar la causa, pasará a exámenes más extensos, como:

  • Rayos X detallados de la cavidad nasal
  • Tomografía computarizada (CT)
  • Resonancia magnética (MRI)
  • Rinoscopia (evaluación de la cavidad nasal con un endoscopio de fibra óptica) y biopsia nasal
  • Cirugía de exploración de la cavidad nasal para el diagnóstico definitivo y la prescripción del tratamiento.
  • El tratamiento tiene como objetivo detener la hemorragia.

Si no puedes llevar a tu gatito al veterinario, aquí tienes algunos consejos útiles:

Mantén la calma

en primer lugar tratar de mantener la calma y transmitir la tranquilidad al gatito, para evitar que se ponga nervioso: hay que reducir su estrés al mínimo.

Reduce el espacio de movilidad del gato

si su gatito es particularmente nervioso, puede ser necesario mantenerlo en un espacio pequeño o confinado, como el baño o una de las habitaciones.

Prueba a ponerle un collar isabilino

Para evitar que se lastime aún más puedes ponerte un collar isabelino para evitar que se rasque y se haga más daño.

Trata de entender el origen exacto de la pérdida de sangre

Aplica un poco de hielo envuelto en un paño limpio o hacer compresas frías para estrechar los vasos y reducir el sangrado.

Busca el punto de fuga de la sangre

Si el punto de donde sale la sangre es visible, es aconsejable frotarlo suavemente con una gasa estéril.

En caso de encontrar heridas sangrantes en la nariz, deben ser limpiadas y desinfectadas.

Si no consigues frenar el sangrado lleva a tu gato al veterinario

Si la hemorragia no disminuye, o si no se puede determinar la causa, lleve a Micio al veterinario lo antes posible

Comentarios