Mi gato estornuda. ¿Tengo que preocuparme?

Al igual que sucede con los humanos, un gato también puede estornudar si algo le hace cosquillas en la nariz o le molesta. En este artículo veremos las causas y los remedios adecuados, y cuándo los estornudos son un signo de algo más grave.

Mi gato estornuda. ¿Tengo que preocuparme? | Hora Gatuna

Como ocurre con cualquier síntoma que tenga nuestra gato, siempre hay que prestar atención a la frecuencia con la que se produce.

En el caso de los estornudos de un gato si se trata de un estornudo puntual no debes preocuparte ahora bien en caso de que empiece a hacerlo con más asiduidad si que es importante empezar a evaluar la situación.

Un gato que estornuda puede hacerlo por motivos triviales, como olores acres o cuerpos extraños que le hacen cosquillas en la nariz, etc.

¿Cuándo hay que preocuparse por los estornudos de un gato?

Si los estornudos son frecuentes, prolongados y van acompañados de los siguientes síntomas, debe ponerse en contacto con su veterinario, que podrá identificar la causa.

Causas de los estornudos en los gatos

Los estornudos pueden ser un síntoma de patologías más o menos graves. A continuación vamos a ver las causas principales por las que los gatos estornudan.

Un simple cosquilleo en la nariz

Esta es la causa más trivial y deseable, ya que al igual que nosotros los humanos, tu gato puede estornudar simplemente porque algo le hace cosquillas en la nariz, y el estornudo le ayuda a deshacerse de ello.

Olores y productos químicos irritantes

En otros casos, puede ser un olor acre, como el de la colonia, o un agente químico de nuestros limpiadores de suelos, o incluso el humo del tabaco o los vapores de los disolventes que irritan la nariz de su gato.

Una vez que la fuente del malestar haya cesado, tu gato podrá respirar con normalidad.

Cuerpos extraños

Sobre todo en los gatos que viven en jardines y que pueden encontrarse con briznas de hierba y ramitas que se les atascan en la nariz, o con cúmulos de polvo que escapan a nuestro control, estornudar es la única forma que tiene su gato de expulsar estos cuerpos extraños.

Sin embargo, si no es capaz de deshacerse de ellas, el gato puede contraer una infección nasal.

Infecciones respiratorias

En algunos casos, los estornudos pueden indicar la presencia de una infección, al igual que un resfriado para nosotros los humanos.

Las infecciones víricas son las más comunes en nuestros felinos, pero las infecciones por hongos (micosis) también pueden manifestarse con estornudos.

En las infecciones respiratorias, el síntoma del estornudo puede ir acompañado de fiebre y tos, lágrimas y otras secreciones oculares; las infecciones más frecuentes son:

  • El virus del herpes
  • Calicivirus
  • Infecciones por clamidia
  • Infecciones bacterianas como el Micoplasma
  • Infecciones por hongos
Virus de la inmunodeficiencia felina (VIF)

También conocido como el SIDA de los gatos, este virus disminuye las defensas inmunitarias de los gatos y, como resultado, será más susceptible a las infecciones, provocando síntomas como estornudos, tos, fiebre, vómitos y diarrea.

Infecciones de la cavidad oral

Las enfermedades de la cavidad oral en los gatos pueden provocar síntomas de estornudos. Permiten que las bacterias se establezcan entre la cavidad oral y el seno nasal, lo que provoca inflamación e infección.

Alergias

Los gatos son menos alérgicos que los humanos, pero no se pueden descartar las alergias a los alérgenos comunes, como el polvo y el polen, o a los ingredientes de los alimentos que consumen.

Efectos secundarios de las vacunas

Tras la administración de una vacuna contra las infecciones respiratorias, el gato puede experimentar una erupción de estornudos, que es uno de los efectos secundarios, pero que desaparece al cabo de unos días sin necesidad de intervención.

Eventos estresantes

Puede ocurrir que, en respuesta a acontecimientos especialmente estresantes para el gato, su estrés se manifieste con estornudos ocasionales, que cesarán cuando se haya relajado.

Los viajes en coche, barco, avión y las situaciones que restringen su comodidad y libertad pueden ser estresantes para un gato.

Tumor de la nariz y de las vías respiratorias

Mucho más raramente que todos los sucesos descritos, los estornudos en los gatos pueden estar asociados a un cáncer de nariz y/o del tracto respiratorio superior: el pronóstico de este cáncer sigue siendo malo, incluso después de la cirugía y la quimioterapia.

Remedios para los estornudos de los gatos

Una vez establecida la causa de los estornudos de tu gato, puede pasar al remedio adecuado, en los casos en que el síntoma no desaparezca por sí solo:

Si el gato estornuda debido a una infección bacteriana, debe administrarse un antibiótico, al igual que si se trata de una infección fúngica, en cuyo caso debe administrarse un medicamento antimicótico. Esta debe ser recomendada siempre por un veterinario.

Si el gato estornuda a causa de una alergia alimentaria, hay que empezar una dieta sin el producto alérgeno; en el caso de alergias a elementos como el polen y el polvo, será útil un antihistamínico.

Si tu gato está resfriado, puedes aliviar su malestar con varios remedios.

Si su gato tiene VIF, el veterinario le recetará una medicación específica que le permitirá vivir mucho tiempo incluso en presencia del virus.

Los gatos estornuda por los mismos motivos que los humanos

En la mayoría de los casos, el estornudo de un gato tiene la misma función que para nosotros, los humanos: alejar físicamente algo que molesta a nuestra nariz, reaccionar a irritantes o expresar estrés.

Sin embargo, un propietario atento, que sepa cuándo preocuparse si hay síntomas asociados, puede ser decisivo para resolver las causas de manera oportuna y eficaz.

Comentarios